Una Acusación sin Pruebas y Perversa

Compartir:

Con una acción propia de un circo, el 29 de mayo de 2017  fui arrestado en mi casa y sacado de ella por un contingente de guardias y policías, vejado, humillado, al tiempo que era filmado por un equipo de camarógrafos pagados con el dinero de los contribuyentes para ser exhibido como un delincuente por las calles de Santo Domingo. Inmediatamente después, este show perverso del Ministerio Público es editado y, en violación a las garantías mínimas establecidas en la Constitución y el Código Procesal Penal, enviado a los medios de comunicación nacional e internacional.

Es así como el mundo conoce que, después de Brasil, la República Dominicana es el país con más presos por el caso ODEBRECHT.

Concomitantemente con esa publicidad oficial del arresto, el Ministerio Público inicia y mantiene una campaña en los medios de comunicación difundiendo mentiras para terminar su gran obra de destruir mi honra, honor y buena imagen, ganada en 48 años de trabajo honesto y tesonero, en una actividad tan difícil como la agropecuaria y de toda una vida llevada con responsabilidad y transparencia.

Para la medida de coerción y para la perversa acusación, el procurador General de la República toma como prueba las delaciones de dos (2) presos en Brasil:

  • Marcos Vasconcelos Cruz, denominado agente 54.
  • En un párrafo de tres (3) líneas, dicho preso refiriéndose a la Hidroeléctrica Pinalito, dice así: “Del mismo modo, la aprobación de los financiamientos implicó la actuación de Ángel Rondón por ante las comisiones de finanzas de la Cámara y del Senado, mediante liderazgo de Alfredo Pacheco y Andrés Bautista.”

Como veremos más adelante, en el acta del día en que se aprobó ese contrato, Andrés Bautista no era presidente del Senado y ni siquiera asistió a dicha sesión del 06 de enero de 2004.

  • Ernesto Savieira, denominado agente 27 dice: “Conocía a Andrés Bautista y Alfredo Pacheco institucionalmente, en ocasión de eventos públicos en donde ellos participaban. En esas oportunidades, conversábamos sobre diversos asuntos, incluyendo el avance de los proyectos del acueducto de Samaná y de la Hidroeléctrica Palomino, YO PERCIBIA” que la actuación de Ángel Rondón Rijo era efectiva, ya que ambos me dijeron que estaban involucrados y comprometidos con las respectivas aprobaciones, indicando los tramites que serían adoptados para el éxito de los proyectos”.

Continua diciendo el agente 27, preso en Brasil “Creo que si no fuesen realizados los pagos a Ángel Rondón Rijo, para influir sobre los presidentes de la Cámara y del Senado, los financiamientos no hubiesen sido aprobados por el Congreso.”

Cuatro cosas están claras en las delaciones de los dos (2) presos en Brasil:

1-Ninguno de los dos presos confirman o acusan a Alfredo Pacheco y Andrés Bautista, los dos dicen: Creo – Percibo – Implico.

2-Ninguno de los dos (2) delatores hacen mención del ex presidente del Senado Chú Vásquez.

3-Ernesto Savieira habla única y específicamente del acueducto de Samaná y de la Hidroeléctrica de Palomino.

4- Marcos Vasconcelos Cruz, únicamente menciona la Hidroeléctrica de Pinalito

Con relación a esos ejecutivos de ODEBRECHT, Andrés Bautista afirma de manera clara y absoluta, que nunca en su vida ha tenido conversación, acuerdos o ningún tipo de contacto con dichos señores.  Que las insinuaciones que hacen son irresponsables y mentirosas.

Habría que preguntarse si el delito es por lo que dicen los dos presos, por haber aprobado el senado los contratos o por interés político contra opositores al gobierno.

Destruida esa fábula con pruebas oficiales contenidas en las actas del Senado de la República, que los presos en Brasil lo pusieron hablar mentiras, ya que Andrés Bautista NO era presidente del Senado cuando se aprobaron los contratos de la Hidroeléctrica Pinalito y el Acueducto de Samaná y que el día que se aprobaron dichos contratos no asistió a dichas sesiones; cambian su teoría, dejando de lado las supuestas delaciones de los dos presos en Brasil, recurriendo a fabular con dos contratos no mencionados por dichos “delatores”, el Acueducto de la Línea Noroeste y el contrato Ampliación del Acueducto de la Línea Noroeste. Además, de insistir con la Hidroeléctrica Palomino.

¿Qué pasó con estos tres contratos aprobados durante nuestra gestión como presidente del senado, integrado por 32 senadores?

El presidente del Senado solo es cabeza entre iguales, cada senador tiene una responsabilidad propia como representante de su provincia.

El Senado de la República solo aprueba o rechaza lo que envía el presidente de la República.  Nunca el senado puede cambiar una coma o un punto a un contrato elaborado y enviado por el presidente de la República.

  1. CONTRATO ACUEDUCTO LÍNEA NOROESTE

Según el acta núm. 227 del 20 de marzo de 2002 del Senado de la República, en la sesión de ese día presidida por Andrés Bautista se aprobó el financiamiento para la construcción de dicho acueducto, por un monto de US$161,781,441.00. Dicho proyecto fue sometido originalmente en el año 1999 y con su ejecución fue llevada el agua a la Provincia Dajabón, Monte Cristi, Santiago Rodríguez y Valverde Mao.

Como puede comprobarse, en el acta núm. 227 del 20 de marzo de 2002, en la página 11 y 16, Andrés Bautista no votó por dicho financiamiento por no estar de acuerdo con que se conociera en esa fecha, como también los consideraron otros senadores.

Cabe destacar que las sesiones del senado son las reuniones de los 32 senadores y cada senador es elegido por los electores de su provincia, en tal sentido, es responsable de su voto.  El presidente del senado tiene un voto y no puede obligar a los senadores a votar o no votar por un determinado proyecto de ley, resolución o financiamiento.

  1. CONTRATO AMPLIACIÓN ACUEDUCTO LÍNEA NOROESTE:

Según el acta núm. 00149 del 30 de agosto del 2005, en la sesión de ese día, presidida por Andrés Bautista y con la presencia de 24 Senadores, se aprobó el informe rendido por la comisión especial, que para su estudio, fue conformada el día 19 de julio de 2005 según consta en acta.

Sometido al pleno el financiamiento por un monto de US$89,925,939.18, fue aprobado por unanimidad de votos.

Este proyecto, como también el del acueducto de la Línea Noroeste fue aprobado conforme al trámite establecido en el Reglamento del Senado vigente y dentro de los plazos ordinarios.

  1. CONTRATO HIDROELÉCTRICA PALOMINO ACTA núm. 00163:

Con relación a Palomino, el único préstamo que se conoció en nuestra presidencia fue el del 8 de diciembre de 2005, por un monto de US$15,000,000 de dólares, pero solo para el pago de los estudios geológicos, ambientales y de ingeniería, contando con financiamiento del BNP Paribas

Los demás contratos y adendas fueron aprobados en las gestiones del Dr. Reinaldo Pared Pérez o la Licda. Cristina Lizardo, no en la de Andrés Bautista ni la de Chú Vásquez, como falsa y malignamente afirma el Ministerio Público.  Según ODEBRECHT y la Procuraduría, Palomino le costó al pueblo dominicano US$594,861,548.61 millones de dólares, de los cuales en la Presidencia de Andrés Bautista, solo se aprobaron 15 millones de dólares.  Esto significa que en la presidencia de Bautista se aprobó para los estudios geológicos, ambientales y de ingeniería solo el 2.52% del monto total. El resto en otras presidencias.

Desmontada su segunda y maliciosa teoría, ante la ausencia total de pruebas sobre el supuesto soborno, el Ministerio Público me acusa de “enriquecimiento ilícito”.

El Ministerio Público, para basar sus pérfidas afirmaciones insinúa que en el 1994 cuando Andrés Bautista fue electo como senador, sencillamente era un pobre de solemnidad, queriendo insinuar que fue en ese año que fuimos elegido presidente del senado y no el 16 de agosto de 2001.

Cito a seguidas algunos ejemplos de nuestra actividad profesional, empresarial y económica antes de llegar a la presidencia del senado el 16 de agosto del 2001:

  • Con mi esposa Nuris Taveras, procreamos nuestros tres (3) hijos, Emmanuel, Susanna y Lawrence. Los tres son profesionales con maestría, excelentes ciudadanos, trabajadores, casados y nos han regalado 6 maravillosos nietos.
  • En el 1970, terminada la carrera de agronomía, junto a mi hermano Wilfredo Bautista y con la ayuda de mi padre, nos iniciamos con 5,000 gallinas ponedoras en la comunidad del Zanjón, Salcedo. Luego, junto a un grupo de avicultores, iniciamos la fundación de la Cooperativa Avícola Nacional Inc., la que quedó oficialmente constituida el 24 de octubre 1974, teniendo nosotros el honor de ser miembro fundador de dicha institución y de la cual fui su presidente en 1990.  Certificación anexa. Trabajando como agrónomo y con la producción de huevos y pollos, obtuvimos el título de Lic. en Derecho en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM) de Santiago.
  • En el 1978 construí el proyecto Granja La Isleta compuesto por cuatro naves para la crianza de pollos. Este proyecto lo construí en terrenos del señor Rafael Taveras, padre de mi esposa Nurys Taveras.
  • En el 1983, después de la eliminación de la población porcina, debido a la enfermedad de la Fiebre Porcina Africana, reiniciamos la producción de cerdos, construyendo tres (3) naves en la comunidad La Playita, Moca.
  • En el 1986, como forma de concentrar los esfuerzos para impulsar nuestra actividad, un grupo de productores iniciamos los aprestos para formar una cooperativa y en el año 1986 constituimos la Cooperativa Nacional de Productores de Cerdo (CONAPROCE) de la cual fui presidente los primeros 5 años de existencia. Certificación anexa.
  • En el 1986 compré el proyecto avícola LAS GUAZUMAS, Moca, con capacidad de 18,000 pollos de engorde.
  • En el 1986, construimos la granja LA PALMITA, Bonagua, Moca, con seis (6) naves para la crianza de 72,000 pollos.
  • En el 1981, fruto de nuestra dedicación a la agricultura, ingresé a la Asociación de Productores Agrícolas de la Provincia Espaillat (APAPE). Certificación anexa.
  • En el año 1988 ingresé como socio de PRODUCTORES AGRICOLAS, S.A. (PASA), institución de la que fue socio fundador y su primer presidente el 29 de febrero de 1980 mi padre, ya fallecido, Andrés Avelino Bautista. Certificación anexa.
  • En el 1995, siguiendo nuestra actividad agropecuaria y asociativa, fundamos PRODUCTORES AGROPECUARIOS UNIDOS, S.A. (PRO-A-UNI). Certificación anexa.

Como puede verse, desde mi juventud y prácticamente toda mi vida, me he dedicado a la producción agropecuaria y precisamente, por esta actividad, por mi fuerte convicción de que los productores debemos estar unidos en asociaciones y cooperativas, es que el 4 de julio del año 2017, mientras guardaba prisión en Najayo, 44 instituciones agropecuarias reconocidas por todo el país me brindaron su apoyo y pidieron mi puesta en libertad.

Mientras los que me acusan y difaman viven de los impuestos que pagan los dominicanos, yo en cuarenta y ocho (48) años como productor agropecuario he producido millones de kilos de cerdo, millones de libras de pollos, millones de huevos, millones de kilos de carne de res, millones de kilos de arroz, plátanos, yuca y otros alimentos para el pueblo dominicano y algo muy importante, hemos generado empleos productivos a miles de dominicanos.

Dado que es evidente que en el caso ODEBRECHT el ministerio público no ha podido encontrar una sola prueba que me vincule con los sobornos ni la va a encontrar porque no existe, se dedica a fabular maliciosamente para tratar de despertar el morbo en el pueblo y lograr una condena moral anticipada.

Veamos las dos acusaciones mediáticas más destacadas, anunciadas por el Procurador General de la República en la televisión nacional:

  • 1,900 millones depositados en una cuenta, insinuando maliciosamente que poseo ese dinero y que es fruto del soborno.

Malvadamente el ministerio público utiliza una cuenta (aperturada en el año 2001) de Agropecuaria Bautista, propiedad de Andrés y su hermano Wilfredo, insinuando falsamente que todo el flujo de dinero de esa cuenta es proveniente de soborno, desconociendo EXPROFESO, que el movimiento de dicha cuenta es exclusivamente por concepto de préstamos bancarios, así como la venta de cerdos y ganado por más de 15 largos años de grandes esfuerzos y duro trabajo.

También hacen una mención maliciosa de una cuenta de Biogenetik, Centro Genético del que soy socio junto a otros productores. Dicho Centro  importa material genético de Canadá y Francia. Eso obliga a usar dólares para pagar la importación de animales y semen de esos países.

También se necesita el uso de dólares porque las granjas que usan dicha genética tienen que pagar con esa moneda directamente a la compañía en el exterior. 

  • Que Andrés Bautista como presidente del Senado adquirió treinta y dos (32) inmuebles.

Todo dominicano sabe que la mayoría de los inmuebles, principalmente rurales o fincas, están compuestos de múltiples parcelas, algo que todo productor agrícola o campesino conoce muy bien. De ahí que no es raro que al adquirirse una finca se encuentre con una determinada cantidad de títulos de parcelas, pero que todos corresponden a la misma finca.  Es el caso de la finca “COLON” en San Francisco de Macorís, comprada a un heredero de Don Pedro Rivera, gran amigo y con quien mi padre trabajo por cerca de treinta (30) años, específicamente al hijo de este, mi amigo Tony Rivera.  Dicha propiedad está integrada por 12 PARCELAS.

Otro dato que desnuda, poniendo al descubierto la intención dañina del Ministerio Público, tratando de sorprender a los jueces y a la sociedad, es cuando afirma “Que, Andrés Bautista adquirió 14 inmuebles en un mismo día y que para ocultar la compra la puso a nombre de su señora esposa”, nada más absurdo y torpemente manipulado, pues Andrés Bautista y su esposa están casados por más de 40 años bajo el régimen de comunidad de bienes por lo que resulta indiferente que las propiedades estén a nombre de uno u otro de los conyugues.

La verdad de este hecho es la siguiente: Se adquirió una finca en Cotuí el 29 de septiembre del año 2010, cuyo proceso terminó el 17 de abril del año 2013 porque se fue pagando a medida que se fueron entregando los títulos, pero la misma está conformada por CATORCE (14) PARCELAS o títulos; ¡Que abuso más grande y descarado!,  decir que en un mismo día se adquirieron 14 inmuebles, conociendo el Ministerio Público que se trata de una sola finca y que en consecuencia, se trata de una sola compra.

El hecho que se ponga a nombre de la esposa de Andrés no es nada extraño, pues muchos años antes de ser senador ya aparecen inmuebles puestos a nombre de su esposa y otros a nombre de Andrés Bautista, lo que demuestra obviamente que con eso no se estaba haciendo nada con interés de ocultar.  Por ejemplo, la casa que habita la familia Bautista Taveras desde el año 1992 está a nombre de la esposa de Andrés, esto así porque no hay diferencia de que firme uno u otro.

Otro caso que se destaca en este aspecto de la infame intención de acusar, no de buscar la verdad, es que la casa familiar antes mencionada, vivida desde el año 1992, construida en un solar de 810 metros, se presente también como la compra de dos inmuebles.  Del mismo modo, siete (7) tareas de tierra comprada a sus padres, el Ministerio Público la hace aparecer como tres (3) inmuebles, cuando es una sola propiedad con tres (3) títulos, por dos (2), tres (3) y dos (2) tareas de tierra respectivamente.

Como se puede ver con lo que realmente son cuatro (4) inmuebles la procuraduría la promueve en la opinión pública como si fueran treinta dos (32) inmuebles o fincas. Solo el deseo de hacer daño justifica tales desvaríos del Ministerio Público, porque las pruebas que destruyen las afirmaciones de esta están disponibles, no solo en manos mías, sino de las entidades públicas encargadas de su registro.

¿Cómo es posible que el ministerio público sea capaz de hacer una acusación manipulando, tergiversando y desvirtuando la realidad? Solo lo explica el interés deliberadamente perverso de dañar a una persona de reconocida reputación, de conducta éticamente comprometida y con una tradición familiar de inequívoca decencia, honradez y trabajo.

Cuando llegué a la presidencia del Senado, ya tenía 30 años como productor agropecuario, siendo descendiente de un hogar netamente agropecuario y que mi primera profesión fue la de agrónomo.

Es notorio y profundamente sospechoso que durante el proceso de investigación por más de un (1) año, desde la Procuraduría General de la República, yo no fuera enterado ni llamado para interrogarme sobre los hechos  que se investigaban.  Voluntariamente acudí al ministerio público el 23 de enero de 2017. El malsano comportamiento de la procuraduría se debió a que nunca le interesó la verdad, sino ACUSAR para vender la falsa idea de que estaba complaciendo el deseo de justicia de la sociedad dominicana, ante los actos de corrupción denunciados en el país y en exterior.  Esta acusación perversa y denigrante la hacen sin importar el daño moral, económico y de toda naturaleza que se les hace a seres humanos con familia, esposa, hijos, nietos, hermanos y amigos.

Efectivamente el ministerio público no ha señalado una sola cuenta, nacional e internacional que me pertenezca, ni a persona interpuesta o sociedad off-shore o nacional, donde se hayan depositado, transferido o girado dineros, valores o títulos como parte de los supuestos sobornos.

Ni se ha presentado una transferencia, un cheque o un giro bancario que permita siquiera inferir el pago de algún soborno. Tampoco el Ministerio Público ha aportado una sola prueba circunstancial, sean fotos, videos, audios e incluso testigos que presenciaren la entrega de sumas indebidas supuestamente recibidas por mí.

Todo se traduce a una fábula cargada de maldad para dañar  la imagen, el honor y la honra de un hombre de trabajo productivo como empresario y pretender anular a un político que siempre se ha comportado con dignidad y respeto por sí mismo, por los demás y por las funciones tan delicadas puestas a su cargo.

Pero algo peor, es la trampa que pretende ocultar este sádico espectáculo y en la que han caído muchos “voceros de la verdad”; al querer enterrar las sobrevaluaciones, que es donde está el verdadero soborno y la corrupción.

Los contratos son enviados al Senado única y exclusivamente por el Presidente de la República, después de una “licitación” que hace el Poder Ejecutivo y regularmente el precio resulta razonable.  Sin embargo, el truco está en el proceso de ejecución de la obra, donde se usa dinero de préstamos y del presupuesto nacional.

El Senado, por mandato constitucional, no puede poner ni quitar una coma o un punto a un contrato o préstamo.  Eso solo lo puede hacer el Presidente de la República.

Como establece la ley 133-11, las actuaciones del ministerio público deben ejercerse apegadas al principio de apoliticidad y el principio de la objetividad.

Resulta altamente cuestionable que de nueve (9) presidentes que ha tenido la Cámara de Diputados y el Senado, durante el conocimiento de los 17 contratos de préstamos de Odebrecht, solo el ex Secretario General y Ex presidente del PRM, Chu Vásquez y Andrés Bautista (que conocieron menos del 5%), han sido acusados de soborno por el Procurador General de la República. Resulta que los que aprobaron más del 95% de esos préstamos no han sido acusados, tampoco los que lo enviaron al Congreso y lo ejecutaron. Queda demostrada pues la orientación política persecutora a la Oposición.

La Ley 133-11 establece también, que al Ministerio Público “le corresponde investigar tanto los hechos y circunstancias que fundamenten o agraven la responsabilidad penal del imputado, COMO LOS QUE LA EXIMAN, EXTINGAN O ATENUEN”.

Como vemos, el principio de apoliticidad y de objetividad han sido violados vulgar y perversamente por el Ministerio Público con tan infame acusación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *